Segundo día…y lo acabamos en coche patrulla…..

Cuando estudiamos inglés en la escuela de idiomas, uno de los topics es “complain”, “report” y cosas así,  y mientras estás inmersa en estudiar y prepararte para superar ese B2 dichoso, no piensas en que algún día lo puedas usar de verdad….. pero eso lo cuento luego……

El dia comenzó de nuevo en Arcus College, asistiendo a clases de Innovation de la mano de Erika. En una hora a la semana tratan de ayudar a los estudiantes a ser más creativos, a buscar la innovación en sus proyectos (algo parecido a lo que nosottos hacemos en EIE) pero solo con un tema. La gamificación “is trending” y ayer la usaron para  construir una torre con espaguetis y nubes; el premio: unas chocolatinas.

Erik, en su clase de algo parecido a ofimática, nos instruyó sobre la programación y metodología que usan en esos módulos. Es de destacar el esfuerzo (bueno, para ellos no es tanto) de dar sus clases en inglés para que podamos participar de ellas.

A las 13:30 vivimos un momento  mágico Yolanda y yo: volvimos a la Universidad unos cuantos años later….. De la mano de Rick entendimos cómo es el acceso desde los ciclos de ICT a la Universidad, los itinerarios que tienen, las salidas profesionales y la actualización constante de contenidos por su relación con las empresas. Asistimos a una clase de desarrollo deaplicaciones móviles.

La cercanía de Aachen (Aquisgran en español) y los consejos de Said y Rick nos empujaron a hacer la visita a esa fantástica ciudad en la que, entre otras cosas, está enterrado Carlo Magno. El paseo desde la estación de tren hasta la catedral y el recorrido por sus calles merece la pena pero, sobre todo,  su Dom, su catedral, donde miles de mosaicos e interminables vidrieras iluminan su espacio interior. Por una moneda de 1€ puedes hacer fotos, y lo increible es que no cuesta nada su entrada.

Tras un paseo por sus calles y las típicas fotos ( …) regresamos en tren… y ahí comienza nuestra verdadera aventura…

El tren de Aachen a Heerlen tarda 28′ y realiza 5 paradas, eso ya no se nos olvida. Justo antes del apeadero Eygelshoven markt se acercó de repente un señor y gritando en dutch le arrebató el teléfono a Yolanda. Nos levantamos para quitárselo y, en ese momento, se abrió la puerta del tren, el hombre bajó,  le intentamos quitar el teléfono y gritando de nuevo lo lanzó a la vía del tren… Subimos con rapidez al tren que casi inicia su marcha y, en estado de shock, nos alejamos del móvil con una sensación de impotencia total…

Al llegar a la comisaría de Heerlen, la sorpresa fue mayor aún porque estaba cerrada y nos remitían a un número de teléfono que solo hablaba en dutch. El recepcionista del hotel nos ayudó con la traducción y en 10 minutos una patrulla de policía nos llevaba a buscar el móvil al apeadero… búsqueda infructuosa ya que algún afortunado que vió el episodio lo recogió de la vía…

En el coche patrulla, y de vuelta a Heerlen, el amable policía redactó la denuncia en perfecto dutch que Yolanda firmó a ciegas.

En definitiva,  la experiencia de vida que supone Erasmus+, unfortunately,  ha aumentado considerablemente para nuestras compañeras,  que ya continúan su viaje con el único móvil que les queda a buen recaudo.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s